domingo, 8 de julio de 2007

Los peligros mortales que amenazan la humanidad

Se llevó a cabo ayer sábado un impresionante concierto distribuido por todo el planeta conocido como Live Earth con la participación de sobre 100 artistas en 8 escenarios de todo el mundo para levantar conciencia del peligro que representa el calentamiento global que nos amenaza. Problema que sigue sin resolverse, y el cual la mayoría de los líderes de las naciones más importantes (y que más contaminantes contribuyen para empeorarlo) como EE.UU., China o los ricos del G-8 no intentan ni mover un dedo para ayudar a resolver. Todo se va en bla-bla-blá y baboserías que en nada ayudan a resolver el problema.

Lo deprimente es que el Calentamiento Global, aunque ahora es el problema ambiental y político de moda, no es ni siquiera uno de los principales peligros que la sobrepoblación, el capitalismo desenfrenado, y la glotonería de recursos de los países ricos nos están creando. Ya varios paleontólogos y científicos terrestres han empezado a llamar al período que empezó después de la Revolución Industrial de finales del Siglo XVII como el Antropoceno. Es decir, la época fundamental en el tiempo geológico que se caracteriza por el fuerte impacto del ser humano sobre el planeta Tierra y su ambiente. Impacto que sin fallar es dañino y atenta contra la estabilidad del equilibrio geológico y biológico logrado por la vida en este planeta a través de períodos de millones de años.

He aquí una breve, pero horriblemente deprimente, lista de otros problemas tan serios o peores que el Calentamiento Global, que nosotros nos hemos buscado como especie por consumir y consumir sin pensar en nada ni nadie más que nosotros.

  1. El final cada vez más cercano del petróleo barato y accesible. Nuestra civilización moderna (tecnología, transportes, producción de comida, comunicaciones, etc.) depende de tener inmensas cantidades de petróleo barato accesible. Por eso la mayoría de las guerras imperialistas luego de la invención de las bombas nucleares han sido en países productores de petróleo, por donde pasan oleoductos importantes, o acceso a regiones donde hayan yacimientos de petróleo. Bush y sus secuaces conocen este problema perfectamente. También los rusos, los chinos y los europeos. Los huevos se van a poner pronto a peseta, pues aunque no se sabe con certeza cuanto petróleo queda, ni cuan difícil es extraerlo, se estima que para el 2030 ya habremos pasado del pico de extracción máxima. Eso quiere decir que no produciremos para esa fecha más barriles de los que ya estamos produciendo hoy en día. Pero con una población de quizás un BILLÓN de seres humanos más y una demanda muchísimo más alta. Las películas pesimistas de una futura sociedad apocalíptica donde se vivirá a lo salvaje bajo la ley del Viejo Oeste de que solo el más fuerte y tramposo sobrevive parece que se van a quedar cortas si esto sigue como va…
  2. El colapso de los ecosistemas oceánicos del planeta. Cada día se tiran sobre 2 millones de galones de materia fecal y fertilizantes a los océanos. Y muchas millones más de toneladas de basura plástica que están matando especies marinas a una velocidad pasmosa. Una a esto la sobrepesca en las naciones subdesarrolladas (y varios consorcios internacionales que rentan las aguas de varios países para pescar especies hasta vaciar los mares y extinguirlas totalmente). Varios investigadores llevan años advirtiendo sobre esto a oídos sordos en casi todos los gobiernos concernidos. Se estima que 29% de las especies marinas están en peligro inminente de extinción. El efecto cascada que tendrá tal extinción masiva sobre ecosistemas complejos donde casi todas las especies dependen mutuamente unas de otras para funcionar es impredecible y será de proporciones catastróficas.
  3. La crisis de la falta de agua potable. De toda el agua en la Tierra solo un 3% es agua fresca apta para el consumo de humanos y animales. Y de esa cantidad como 70% está congelada en las capas polares y glaciares (la que se pierde en el mar al derretirse estos por el calentamiento global). El calentamiento global también afectará los patrones de lluvia. Y de nuevo, los efectos de los cambios globales hechos por una humanidad ciega y glotona que hace las cosas sin pensar en las consecuencias futuras nunca parecen ser para mejorar. Pero lo peor de todo es que casi todas las ciudades grandes del mundo (Buenos Aires, Méjico, Beijing) extraen su agua potable de acuíferos subterráneos. Estos cuerpos de agua subterráneos son frágiles y tardan siglos en reponerse. El agua pronto va a ser más valiosa que el mismo petróleo a finales de este Siglo 21, porque el poco petróleo que haya no se va a poder beber cuando uno tenga sed.
  4. La deforestación. Casi la mitad de todas las especies vivas conocidas viven en bosques tropicales. Cada segundo se matan y arrasan 2.4 acres de bosques tropicales en el mundo. Eso son 78 millones de acres cada año. La destrucción de la biodiversidad va a tener efectos otra vez impredecibles por lo complejo e interdependientes que son casi todas las formas de vida en la Tierra. Y si a usted no le preocupan las cotorras, las mariposas, o los jaguares piense en las devastadoras consecuencias económicas y de salud que la pérdida de grandes números de estas especies tendrán para todos, incluyendo a los yuppies citadinos que nunca han salido de la jungla de concreto en que viven.
  5. La falta de controles e inseguridad del inventario de armas nucleares. Hay como 20,000 cabezas nucleares activas y funcionales en misiles, silos, bombarderos, submarinos y almacenes de las potencias nucleares. Armas de destrucción masiva de un período totalmente loco e irracional de nuestra especie conocido como la "Guerra Fría". Con la caída de la ex- Unión Soviética muchas de estas armas representan un peligro cada vez peor para todos. Muchas no se sabe donde están, cuan seguras sean todavía luego de años de deterioro, quien tiene los códigos para activarlas, ni el paradero del material nuclear fisionable usado en su construcción. Mientras más tiempo pase la probabilidad de un accidente catastrófico, ya sea accidental o por motivos políticos o terroristas, aumenta peligrosamente

Yo a la verdad creo que este planeta hay que tirarlo a pérdida en 100 años o menos. La única esperanza de continuar la raza humana es mudarnos a otro planeta (posiblemente colonias lunares o terraformar Marte) porque como decía El Gran Combo: "aquí no hay cama pa´ tanta gente".

Basado en el artículo de Chris Baskind: "Five Things that Are Worse than Global Warming"


2 comentarios:

Manny dijo...

se te olvido mencionar que los ovnis pueden atacar la tierra... eso es una amenaza.. viste los Transformers? eso puede pasar

Biomal dijo...

Mira Gallinazo yo quisiera que reencarnaras dentro de unos 100 0 200 años nada mas para verte corriendo de un lado a otro en busca de agua o comida. La ignorancia se paga y caro asi que deja los comentarios estupidos y has algo productivo por tu planeta grandisimo animal.