sábado, 4 de septiembre de 2010

Dios no hace falta en este universo

Ya los científicos habían sospechado esto desde el Siglo XVII cuando las Leyes del Movimiento de Sir Isaac Newton describían un mecanismo perfecto como un reloj en los cielos que no necesitaba de entes mágicos o invisibles para funcionar. Y con su ley de la Gravitación no_need_hypo Universal científicos brillantes como Kant y Laplace ya intuían que con solo gas y gravedad uno podía formar el Sol, la Tierra y los demás planetas por mecanismos físicos automáticos que no requerían ningún Creador ni ninguna magia. La ciencia, que con Copérnico y Galileo le había tumbado el cheque de la supremacía cultural a las Iglesias y al misticismo de las religiones, se perfilaba como el único ingrediente necesario para formar un universo de acuerdo a leyes mecánicas, matemáticas, ciegas y predecibles en detalle.

Darwin le dio otro estacazo fulminante a la necesidad de un Dios mágico que supuestamente era imprescindible para imbuirnos de vida e inteligencia a los seres humanos. Si Dios no manejaba ya los cielos y éstos funcionaban felizmente sin su ayuda o traqueteo divino, al menos nadie podía explicar cómo habían surgido los seres humanos, y por qué pensaban y sentían como lo hacían. Solo el reconfortante mito de que éramos seres especiales llenos de un alma mágica fantasmal e inmaterial que Dios diseñó a su imagen y semejanza. Pero con la teoría de la evolución y el mecanismo de selección natural por competencia genética se ve que eso es filfa. Solo somos monos con un cerebro grande que es una computadora mecánica que se autoprograma mediante un mecanismo de imitación y evolución memética. No hace falta magia ni manejos sobrenaturales externos. Ya se entiende bien como tener humanos y demás seres vivos sin intervención de Dioses.

Las iglesias fundamentalistas todavía intentan pelear como gato boca arriba contra el revolucionario descubrimiento de Darwin y los biólogos, pero todo mundo ya ve que son una minoría ridícula que eventualmente va a perder esa pelea cultural. Ya la mayoría del mundo civilizado acepta la realidad de la evolución darwiniana, y entre los científicos esto es una mayoría abrumadora. Según una encuesta Gallup reciente en los EE.UU. de entre todos los científicos un 95% creía en la evolución (aunque muchos todavía creían en Dios y algún tipo de manejo mágico de este personaje invisible sobre los genes de los organismos para “dirigir” la evolución). Entre los científicos de las ciencias biológicas y de la tierra, (los expertos en los temas de los que trata la evolución), es un 99.86%. Darwin no tiene nada que temer en la comunidad científica, y entre las iglesias y políticos derechistas que lo detestan y se fajan tratando de que lo eliminen de las escuelas, ya se ve que su estridencia y su generalmente bajo IQ los hace verse cada vez más ridículos y van inevitablemente a perder su cruzada medieval. Es solo cuestión de tiempo.

El último refugio de Dios era el “Big Bang”. Alguien tiene que haber prendido la mecha de esa explosión. Alguien tiene que ser responsable de la causa primera del universo. Nada se crea solo de la nada. Todo tiene una causa. O al menos eso creen fervientemente los religiosos, y lo repiten una y otra vez como un mantra para alejar la tentación diabólica de un ateísmo racional que quiere comerse nuestra tradicional y valiosa sociedad cristiana. ¿Qué nos haremos sin Dios? ¿De dónde saldrán las leyes de la moral y el bien? ¿Y no se enojará el gran y celoso Papá invisible si descubrimos con nuestra ciencia que no hace falta y es una entidad superflua? Algo malo nos hará Papá Dios, el mago todopoderoso, si dejamos de creer por fe ciega en Él porque no hay ninguna evidencia de su existencia.

hawking3 Pero en estos días se ha vuelto a formar un gran bochinche en la prensa científica estadounidense y británica porque en un reciente libro del famoso físico Stephen Hawking titulado “El Gran Diseño” se reitera lo que ya los cosmólogos sabemos desde los años 1970s: DIOS NO HACE FALTA PARA CREAR EL UNIVERSO NÁ…

Como he reiterado ya en otras entradas anteriores sobre este tema, es perfectamente posible, y hasta matemáticamente demostrable, la creación ex nihilo, o sea, creación de la nada. Sí se puede hacer brotar la energía necesaria para formar todo en este universo de la nada absoluta. Hay no uno, sino decenas de modelos matemáticos de como se puede generar un Big Bang de la nada sin necesidad de ningún Dios. Gracias a la Mecánica Cuántica, la Relatividad General y las Teorías de Supercuerdas y gravedad cuántica. En mecánica cuántica la creación de partículas apareciendo de la nada es un evento normal y nada sorpresivo. La introducción de operadores de creación y destrucción en la teoría de campos cuánticos explica muchas cosas sobre las simetrías, partículas y propiedades de este universo.

Claro, siempre queda el argumento de la ubicuidad. Si Dios es tan inútil como concepto y explicación del mundo, ¿por qué la inmensa mayoría de la gente en todas las culturas y a través de todas las épocas cree en uno o más de estos dioses mágicos? Es imposible que haya tanta gente equivocada y que creen en cosas que no existen, ¿verdad? Desgraciadamente para la autoestima de la raza humana, pues SÍ. Es muy posible que la gran mayoría de la humanidad esté equivocada. Es más, ese es y ha sido el estado normal de la humanidad. Creer en cosas que no son ciertas.

La gran mayoría cree en cuentos de hadas religiosos y en seres invisibles con superpoderes mágicos, (que se interesan por los seres humanos, pero les gusta jugar al esconder y no dejarse ver nunca prefiriendo que crean solo por fe irracional sin la más mínima evidencia decente). Y la gran mayoría que no ha estudiado nada de ciencia cree que los científicos son unos pobres bobos que viven ciegos a la magnificencia del Dios de su preferencia, y que si tan solo abrieran su corazón a la irracionalidad en la que ellos viven pues Dios los haría tan crédulos como ellos, y se dejarían de esas idioteces de estar buscando explicaciones racionales para todo y andar con la mala costumbre de pedir pruebas para creer en algo.

Es increíble que la gran mayoría no solo tolera sino que prefiere mantener la disonancia cognoscitiva de actuar racionalmente en sus vidas diarias, pero creer en el Señor poderoso e invisible que vive en el cielo, no te quiere dar pruebas de que existe, se molesta contigo si no le crees porque otra persona te lo dijo y ya, que te mandará a torturar eternamente si no le das dinero a sus representantes y haces lo que ellos te digan, pero que te ama mucho aunque se comporte como un tirano indiferente. Y que si lo alabas continuamente, y le repites lo grande y poderoso que es, a lo mejor use sus poderes mágicos para complacerte en tus peticiones sánganas de que no llueva en el juego de pelota, te vengan chavos inesperados, o te salve de ese cáncer que te diagnosticaron por vivir fumando toda la vida.

La única razón por la cual la gente cree en Dios es porque los hace sentir bien. Los hace sentir seguros. Los hace sentir que son buenos y que son parte de un plan divino que terminará siempre bien, y con un final justo y feliz como en las películas. Les da la falsa seguridad que alguien con poder los está velando, quizás les oiga y les haga caso, les diga qué hacer y como portarse, castigue a sus enemigos y se asegure que el bien, la justicia y nuestro grupo triunfen al final sobre los otros que no son como nosotros. Si no en este mundo, pues en otro donde nos recompensarán por lo que sufrimos aquí y por soportar las cosas malas que nos pasaron.

Como han dicho muchos: Dios no creó al hombre. El hombre creó a Dios para satisfacer sus ansias de bondad, justicia y que las cosas pasen como uno desearía que pasaran. Es una necesidad psicológica. Una frisita para sentirnos calientitos y seguros cuando el mundo es frío, desolado y hostil. Y la ciencia nos quita esa red de seguridad psicológica estudiando cómo funciona de verdad el universo, y descubriendo que la frisita no existe. Que el Señor al que le rezas no te oye. Que las cosas pasan, y muchas están fuera de nuestro control. Que los buenos no ganan siempre, y que si queremos que ganen nos va a costar. Que solo habrá un chance a veces si nos unimos a los buenos y nos fajamos sacrificando tiempo, dinero y trabajo para que esto pase de una manera humana y racional. No sentaditos de lejos por solo pensarlo bien fuerte, y esperando a que el mago invisible al que le dimos el diezmo, y lo alabamos el Domingo repitiéndole lo grande y poderoso que era, lo haga por nosotros.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Por que sera que a nosotros los monos nos gusta ir a paginas creadas por otros monos y ver entradas que nos dicen monos?... Buena entrada, sigue adelante.

Anónimo dijo...

“Paley finds a watch and asks how such a thing could have come to be there by chance. [Hawking] finds an immense automated factory that blindly constructs watches, and feels that he has completely answered Paley’s point.” — Stephen Barr ( Modern Physics and Ancient Faith ):

Alkarah José Hirán dijo...

Le recomiendo la película "The Invention of Lying", trata sobre este post y como dios es tan solo otra mentira humana.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hawking cites two particular "nothings" to justify his something-from-nothing theory, which are the laws of gravity and quantum mechanics (the laws governing microphysical particles). He says that these laws make such events possible. Are gravity and quantum-physical laws "nothing"?

Source: Stephen Hawking's Junk Science Atheism

Ramón López dijo...

La gravedad y las reglas de la mecánica cuántica no son NADA MATERIAL. Son estructuras logico-matemáticas que describen las simetrías y arreglos posibles en un universo como éste. Y si ellas son ciertas (y parecen serlo o estar bien cerca) pues el universo material puede surgir de la "nada". O sea que en Génesis hay que escribir "en el principio eran las Matemáticas..." y no mencionar a Dios porque no hace falta.

Anónimo dijo...

Science is not the only reliable form of inquiry. The very claim that it is lies outside science, and admits no proof within science. Your error is the idolatry of scientism —the belief that everything can be explained by science. A scientific theory describes only an infinitesimal subset of reality —its constitutive domain. Leaving aside limitations imposed by logic itself, no model of reality can possible be isomorphic to reality, for then it would be as complex as reality itself, and therefore useless.

Ramón López dijo...

Science may not be the only reliable form of inquiry, but it has proven to be the best and most reliable one by far. So if the other forms of inquiry want to say the opposite of what science discovers, then they do so at their own peril. And in the last 300 years they all end up beaten by science and laying in the dustbin of history.

Anónimo dijo...

"La gravedad y las reglas de la mecánica cuántica no son NADA MATERIAL."

If this is the case, where exactly does the constant of gravity in Newton's Law of gravitation come from?

You claim that: " Science may not be the only reliable form of inquiry, but it has proven to be the best and most reliable one by far."

You are confusing the terms maximal and maximum. Science may be a "maximal" form of inquiry within its domain of applicability --a relatively small part of reality. Even the logico-mathematical apparatus used in Physics faces the limitations imposed by Gödel's theorem. A maximum, i.e. "best", form of enquiry simply does not exist. There are many questions which lie outside the domain of Physics. For example, the question of the existence of God is metaphysical in nature. Hawkins' apparent ignorance of philosophy makes no sense unless seen in the light of increased book sales.

More: http://www.magisreasonfaith.org/blog/?p=39

Ramón López dijo...

We scientists couldn't care less about metaphysical gobbledygook. Within our "subset of reality" (which includes cosmology and the origin of the universe) we are the best authority at the moment with the best and most reliable methodology of inquiry. So when we say God is not needed for the creation of this subset of reality (the OBSERVABLE one) then we are most likely correct. End of story.

Science 3, Religion and Metaphysics 0

Anónimo dijo...

We scientists couldn't care less about metaphysical gobbledygook.

Yes "we" do.

According to Hans Primas (a scientist) in Realism and Quantum Mechanics Every theory which attempts to describe its own means of verification is necessarily self referential. In order to avoid paradoxes of self reference, we need an at least two level theory where the second level represents the metatheory which must be formulated in another language, a so called metalanguage. ... So we have to split the world into two parts, the observed part and the observing part. Our description depends on this cut but this cut cannot be derived from any kind of ultimate theory. Hence the language of a hypothetically posited universal theory at most can at most describe a part of the full reality, perhaps even only a tiny area. Traditionally, the physical sciences exclude the subject of cognizance from their enquiry. No known physical theory deals with the reality of man in his freedom.


You say that:

So when "we" say God is not needed for the creation of this subset of reality (the OBSERVABLE one) then we are most likely correct. End of story.

Thus you claim that "we are most likely correct" (I assume you include yourself in the "we" above) Does this mean that are not sure that you are correct? Your statement seems to suppose the existence of a mechanism for estimating the "likelihood" of metaphysical statements.

I would also be interested to know how you would refute the arguments against creation from nothing in The curious metaphysics of Dr. Stephen Hawking . After all, particle antiparticle pairs do not come cheap. An astronomically priced accelerator -or its astronomical equivalent- is usually required.

Lydia dijo...

Hi ramon, nice blog & good post. overall You have beautifully maintained it, you must submit your site for free in this website which really helps to increase your traffic. hope u have a wonderful day & awaiting for more new post. Keep Blogging!

Edwin Francisco Herrera Paz dijo...

Estimado Ramón: quiero referirme a dos aspectos de tu entrada. Primero, no hay ateísmo racional (aunque el agnostisismo sí lo es). No se puede negar la existencia de algo que está aun alejadísimo de la comprensión científica como lo es la naturaleza fundamental de nuestro universo físico. En otras palabras, esa naturaleza aun no está dentro del dominio de la ciencia, sino del campo filosófico denominado epistemología.
Para ilustrar esto me referiré a la conversación de la gráfica entre el Marqués de Laplace y Napoleón Bonaparte. Laplace "creyó" (erróneamente) que la ciencia física ya se había escrito por completo. Que todo evento futuro estaba determinado por los estados pasados en base a las leyes del movimiento de Newton, y que el universo era eterno tanto hacia atrás como hacia adelante. Pues ahora sabemos lo abismalmente equivocado que estaba, y cada vez que la ciencia proclama estar cerca de una teoría del todo, nos damos cuenta de que estamos más lejos de lo que pensábamos.
El punto es este: ni aun a una mente tan brillante como la del Dr. Hawking le es lícito emitir juicios válidos sobre la existencia de Dios. Por eso, Hawking lo único que dice es que el universo no necesita a Dios, lo que no representa un juicio sobre su existencia. Yo puedo decir que no necesito un teléfono celular, y con eso no niego que existan. Es más, tampoco el universo necesita de un celular (crítica a la "Navaja de Occam").
Si te has dado cuenta, cuando me referí a Laplace puse "creyó," entrecomillado adrede. Porque la ciencia, aun con toda su racionalidad, está basada en gran parte en creencias.
Por otra parte el ateísmo es una creencia, por completo. La creencia de que Dios no existe.
Saludos.