sábado, 20 de octubre de 2007

¿Porqué los independentistas somos una minoría tan pequeña?

Los que deseamos y defendemos la independencia para Puerto Rico oímos la misma cantaleta una y otra y otra vez en cada discusión de política en cafetines, universidades, guaguas públicas, restaurantes, internet o en la calle. "Ustedes solo son un 5%. El día que produzcan una propuesta que convenza a la mayoría y convenzan al 95% restante tendrán algún chance. Mientras tanto, son irrelevantes y les debieran de quitar todos los fondos, accesos a los medios y hasta la posición que tienen en la papeleta electoral." Casi todos los no-independentistas que conozco viven convencidos que los independentistas no decimos nada útil ni realista, y por eso nadie nos hace caso. Si aprendiéramos a hablar con planes realistas en el "lenguaje del pueblo" a lo mejor tendríamos más éxito y sacaríamos más votos.

Como científico yo llevo poniendo a prueba esa hipótesis por más de 20 años ya, y les puedo decir que es totalmente FALSA.

Los independentistas tenemos las propuestas para una República económica y tecnológicamente exitosa. Tenemos la data. Tenemos los modelos. Tenemos los planes. Tenemos ejemplos en el mundo donde se evidencia que lo que proponemos funciona. Tenemos el apoyo congresional e internacional a nuestras ideas y propuestas.

¿Porque no convencemos al electorado puertorriqueño? Simple y sencillamente porque para aprender algo, y que haya transmisión de información se necesitan DOS PARTES. Una que transmita y otra que reciba. Una que enseñe y otra que QUIERA APRENDER.

La data y las propuestas que justifican económica y políticamente la libertad y la independencia ya están ahí. Pero la gente en Puerto Rico LE TIENE UN MIEDO IRRACIONAL Y VISCERAL A LA INDEPENDENCIA. Simple y llanamente no quieren ni oír ni aprender. Son como los populares y los estadistas que visitan foros de discusión en Internet, o uno oye en programas de opinión en la radio. Ya tienen la mente hecha. Nada que uno diga cambiará ese prejuicio y esa preconcepción ya formada en sobre el 90% de los puertorriqueños. Esto no es un insulto, ni les estamos llamando "brutos" a los que no piensan como nosotros. Son igual de inteligentes y sus opiniones son tan válidas como las nuestras. Pero no están dispuestos a abandonar las suyas frente a la data, ni aún temporeramente, ante otras concepciones alternas para poder compararlas.

Yo, personalmente como creo que esto no lleva a la verdad siempre trato de estar dispuesto a confrontar mis ideas políticas con LA EVIDENCIA DÍA A DÍA, y trato en la medida de lo posible de ponerme en los zapatos del otro y ver la realidad bajo sus concepciones, que son diferentes a las mías.

En este examen abierto y honesto entre todas las posibles ideologías y teorías de nuestra sociedad pues prefiero una. Pero creo que a la gran mayoría este análisis racional y de mente abierta se le hace difícil y en algunos casos, hasta imposible. Hasta que los gringos no les demuestren y les restrieguen la cara en que lo que ellos desean es IMPOSIBLE y FALAZ, no hay nada que los independentistas digan que sea escuchado imparcialmente, y con una mente abierta.

Yo convenzo a cualquier americano, argentino, mejicano, español o hindú que nos visita en PR de las ventajas de la independencia en una comida en un restaurante sin fallar. A mi mamá y a mis tías que llevo sobre 30 años tratando no puedo moverlas ni un ápice de sus posiciones ideológicas. Pero hay que recordar una famosa frase célebre: "Nosotros no somos lo que sabemos, somos lo que estamos dispuestos a aprender."


5 comentarios:

Danny Ayala Hinojosa dijo...

No sé si le convenga a Puerto Rico la independencia total, eso lo dejo a los portoriqueños, pero si haré un comentario sobre la política económica que proponen:

Hay errores graves en el tema de comercio exterior, se menciona la política de "sustitución de importaciones" una política económica fracasada y origen de tanta corrupción en América Latina, que sea "aceptada" no equivale a señalar que sea éticamente correcta pues si algo es beneficioso para todo un pueblo es su libertad absoluta para comerciar con quien prefiera con la mínima intervención estatal, la sustitución de importaciones es un sistema de privilegios comerciales entregados a corporaciones con dinero ajeno (aranceles proteccionistas para encarecer importaciones), esto desde un punto de vista ético es CORRUPCIÓN y AUTORITARISMO.

Si Puerto Rico independiente o no quiere progresar, lo hará mediante mínima intervención estatal, con mercados abiertos donde los ciudadanos puedan elegir producir o comerciar bienes y servicios creando valor, con mínimas regulaciones y bajos impuestos. Un gobierno eficiente es uno limitado a proteger jurídicamente a los ciudadanos y velar porque los contratos se cumplan, ni siquiera se necesitan FFAA porque Puerto Rico puede protegerse con la armada americana mediante convenios militares. Puerto Rico puede superar el estandar de vida americano incluso, reduciendo el tamaño del estado y permitiendo libre entrada de capitales sin impuestos sobre la renta, creando una vigorosa demanda de empleados cada vez más capacitados y con mejores ingresos.

Danny Ayala Hinojosa dijo...

Perdón, a este enlace me refería

riveraloy dijo...

El tema de la independencia y de las consecuencias que lleva llegar a ese estatus es un tema abierto y con muchas posibilidades. Personas expertas son las que pueden contestar todas las preguntas que tenemos los puertorriquenos. Se debe realizar un foro publico donde se contesten cada una de las preguntas de esta forma conoceremos la profundidad de lo que el partido ofrece y asi tomar deciciones mas inteligentes para el futuro de este pais.

joan@intelsit.com dijo...

Te escribo desde Catalunya y comprendo a la perfección los que siente un independentista, aqui tenemos el mismo problema. Me alegra saber que también el independentismo puertorriqueño es culto, lástima que también constato que los ignorantes son mayoría allá. Animos.

Raul Soto dijo...

Bueno Moncho, un PR independiente definitivamente puede ser próspero si adopta los modelos correctos de desarrollo económico. El problema es que los que propone el Partido Independentista son los mismos viejos modelos de CEPAL de los 70s: el gobierno hiperregulador metido en todo, el proteccionismo y el nacionalismo económico. Todavía recuerdo cuando Rubén Berríos proponía la abolición de la propiedad privada y la expropiación en masa de todos los medios de producción, estilo Fidel. Todos son una receta para el desastre. Al PIP le encanta hablar de Singapur. Fantástico: propongan un modelo económico fundamentado en la libertad de empresa como existe en Singapur, y entonces nos vamos con el PIP. Pero como para el PIP lo que hacen en Singapur es "capitalismo salvaje" pues ni modo.

Me alegro de encontrarte otra vez en la InfoEsfera cibernética.

Saludos,
Raul Soto