lunes, 19 de marzo de 2007

¿Porqué debemos ser independientes?

La independencia es para poner a Puerto Rico a ser próspero por medio de la producción y el trabajo, no para perpetuar la dependencia en transferencias federales que ha caracterizado a la actual relación colonial del Estado Libre Asociado (ELA).

Puerto Rico no se va a hacer enemigo de los EEUU al llegar la independencia. Es más, le estaría haciendo un favor a la economía estadounidense a largo plazo. En todas las instancias que alguien en el Congreso o la Rama Ejecutiva habla de la independencia hace claro que habrá ayudas económicas considerables. ¿Y porqué no habrían de hacerlo? Ellos mandan ayuda a todos los países del hemisferio y tendrían varios intereses comerciales y manufactureros en PR, por lo que esperamos ayudas comparables a las transferencias actuales en cualquier período de transición a la República. Es lo justo y lo mejor tanto para EEUU como para PR.

Por lo que en el peor de los casos, Puerto Rico tendría un presupuesto combinado de 6 mil millones de dólares anuales. Y áreas como aduanas, parques, carreteras e investigación se pagan solas con recaudos en peajes, "docking fees", arbitrios, emisión de bonos, cobros por servicios, etc. Es lo que hacen en Costa Rica, Irlanda, Francia, Suiza, o en Bahamas. Hay muchísimos países independientes pequeños que proveen servicios decentes en esas áreas, y no tuvieron el "head start" que un Puerto Rico independiente tendría.

Si se aprovechan las oportunidades que presenta la nueva economía globalizada, se puede atraer más industrias (tanto americanas como asiáticas y europeas). Se pueden reforzar industrias nativas en sectores bien definidos por medio de tarifas de importación. Este tipo de medidas aumentan los empleos, y por tanto la base contributiva. Se reducirían las "batatas" y el inflado presupuesto del gobierno, destinando más recursos para servicios a los ciudadanos.

El modelo económico que el PIP (Partido Independentista Puertorriqueño) está proponiendo ante el Congreso de los EEUU para la independencia se basa en los siguientes principios:
1. Un modelo de atracción de capital e inversión similar a lo que era en sus mejores tiempos la Sección 936, con las siguientes ventajas adicionales:
a. Con los EEUU sería a través de la Sección 901 de la Ley del IRS, que trata de dar créditos por contribuciones pagadas en el extranjero y no está en peligro de desaparecer como ya le pasó a la Sección 936.
b. Después de cobradas las contribuciones en PR, el gobierno le devolvería una parte sustancial a las corporaciones como créditos por salario o diversos subsidios. Eso le da al gobierno de PR mayor control sobre el tipo de corporaciones y actividades desea estimular sin depender del Congreso.
c. Tratados similares de "tax-sparing" se pueden hacer con naciones de Asia y Europa cuya política es dar trato preferencial a naciones en desarrollo y han mostrado interés en PR.
2. Arreglo para ayuda y subsidios provenientes de EEUU por un período de 10 años, (y con buenas posibilidades de ser renovable luego), por una cantidad equivalente a la que se reciba actualmente bajo el ELA. EEUU tiene programas de ayuda exterior a esos niveles con varias otras naciones independientes cuyos ciudadanos no son ciudadanos de los EEUU, (como serían los boricuas). La ayuda sería en bloque y el gobierno de PR puede redigirla de apoyar vagos y mantener subsistencia marginal a actividades como desarrollo de infraestructura, atracción de inversiones, modernización y tecnologización social.
3. Se mantendría el uso del dólar, y los que quieran podrán seguir siendo ciudadanos americanos con libertad de viajar entre PR y EEUU.
4. Programa agresivo de sustitución de importaciones en áreas especializadas que se quieren proteger temporeramente mediante tarifas arancelarias, en discusión con los miembros de los mercados a que nos integremos. Esto es una práctica común para naciones en desarrollo y muy bien aceptada por EEUU, Japón y Europa.
5. Integración a tratados de libre comercio regionales e internacionales en donde discutiremos y negociaremos la extensión y condiciones de nuestra participación.
6. Una relación comercial extensa y continuada con los EEUU, de los cuales somos su mercado más importante en Latino América.
7. Nuevas relaciones con otros países de Europa, Asia y Latino América. Al diversificar nuestra economía podremos ganar mucho más progreso y estamos en condiciones de convertirnos en uno de los países más importantes del hemisferio en áreas como telecomunicaciones, microelectrónica, productos farmacéuticos, banca y finanzas de todo el continente, superados sólo por los EEUU. Con introducirnos y capturar una pequeña fracción de esos crecientes mercados en Latino América tendremos ganancias por exportación que sobrepasan la imaginación.

Esto se ha discutido extensamente con varios congresistas influyentes, y tanto estos como su staff y el C.B.O. (Congressional Budget Office) han expresado su satisfacción y apreciación de este modelo. Tenemos videos con gente como Chris Dodd, J. Bennett Johnston, Bill Bradley, Pat Moynihan, y varios técnicos del CBO, Harvard y Yale comentando sobre el modelo de la independencia en términos extremadamente favorables.

Nosotros los puertorriqueños no queremos vivir del cuento y del mantengo. Queremos vivir del trabajo, de la industrialización, de nuestra producción y de nuestro comercio en la economía globalizada del nuevo siglo. Muchísimas repúblicas lo hacen así ahora, y tienen economías superiores a las del Puerto Rico colonial.

Nadie con dos dedos de frente puede creer que una isla con tanta infraestructura, con tanta educación universitaria por habitante, con tanta tecnología, con tantos aeropuertos y "hubs" de comunicaciones, con una localización estratégica en este hemisferio, con tanto conocimiento técnico y empresarial, y con la ayuda de los EEUU (a quienes más les conviene la indepedencia de Puerto Rico) se "va a morir de hambre" si decide tomar las riendas de su destino.
Finalmente, un argumento contra la independencia es la pérdida de la ciudadanía americana para las futuras generaciones. La República que propugnamos no es con "ciudadanía de otro país", es con ciudadanía puertorriqueña. Aceptaríamos por mutuo acuerdo entre las partes que los ciudadanos puertorriqueños que así lo deseen puedan tener una ciudadanía dual si el Congreso de los EEUU decidiera que eso es de su interés.Nosotros estimamos que la República de Puerto Rico garantizará a sus ciudadanos tanto o más de lo que garantiza la Constitución de los EEUU.

El propósito de esta propuesta es beneficiar a los EEUU y no a PR, pues intenta evitar un éxodo masivo hacia los EEUU de advenir la independencia. ¿Y qué ocurriría si sólo tuviéramos nuestra propia ciudadanía? Esta adoración ciega de muchos estadistas al becerro de oro de la "ciudadanía americana" es sólo un miedo enfermizo que por suerte va perdiendo su fuerza. La "ciudadanía" de un país es sólo un concepto jurídico sin valor real, lo que sí tiene valor son los beneficios y responsabilidades que conlleva el poseerla. Lo importante es la libertad de tránsito, la libertad de expresión, la libertad de culto, los derechos civiles, la democracia. Estas cosas importantes "no son exclusivas" únicamente a la mentada "Ciudadanía Americana". Estarían garantizadas también por la "Ciudadanía Puertorriqueña". Y además tendríamos el ambiente natural para preservar y desarrollar nuestra nación, nuestra cultura y nuestro idioma, lo que no garantiza ni la "ciudadanía americana" ni la estadidad. Nosotros valemos por nosotros mismos, por nuestra democracia, y por nuestro trabajo. Si existen estas libertades y beneficios ahora y las queremos tanto es porque ya son parte integral de ser puertorriqueño. El boricua no es menos que nadie, y podemos tener una "ciudadanía puertorriqueña" tan buena o mejor que la "ciudadanía americana" (sin menospreciar ni denigrar a ésta ni los valores importantes que representa para todos los seres humanos, no sólo los "americanos").

(Para más información, visite la página de "Preguntas Frecuentes sobre la Independencia" ).

Vea también la sección de "Lo que desea saber sobre la independencia" en el website del PIP en http://independencia.net

2 comentarios:

Stefano dijo...

elezCiencia e independencia. Lei alguna de las cosas por encima por que no tengo mucho tiempo. Todo se ve bastante organizado. Lei "Porque debemos ser independientes" y "ciencia y religion". Esta interesante. Fui el primero en comentar 5 puntos de bonoooooo. Stefano Velez

José M. López Sierra dijo...

No es verdad que hay 3 opciones de estatus político para Puerto Rico

El gobierno de Estados Unidos (EEUU) le ha hecho creer a muchos puertorriqueños que existen 3 opciones de estatus político para Puerto Rico. ¡Eso, no es cierto! EEUU quiere con eso poner a los puertorriqueños a pelear entre nosotros mismos. ¡Su estrategia ha sido genial! Tenemos 116 años como colonia de EEUU y la evidencia de que el 80% de los puertorriqueños salen a votar en las elecciones coloniales demuestra que la gran mayoría de nosotros todavía no nos hemos dado cuenta de ese embuste.

En realidad, solo hay una opción. ¡Eso lo dice la ley internacional a través de la Organización de Naciones Unidas (ONU)! La ONU determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad. Desde entonces, la ONU le ha pedido al gobierno de Estados Unidos que inmediatamente descolonice a Puerto Rico. Eso quiere decir que el gobierno de EEUU está obligado a entregarle a Puerto Rico a soberanía que ilegalmente le quitó como resultado de su invasión militar del 25 de julio de 1898.

EEUU, hasta hoy, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU para descolonizar a Puerto Rico. Para esconder eso, y para aparentar ser democrático, EEUU ha querido empujarnos plebiscitos para que los puertorriqueños decidan si queremos continuar siendo su colonia, convertirnos en un estado de EEUU, o descolonizarse (independencia) como lo ha determinado la ONU.

El problema con los plebiscitos que empuja EEUU es que:

1. No cumple con la ley internacional de que una nación no puede tener una colonia.
2. No cumple que la solución de la ley internacional es que la nación que tiene la colonia tiene que entregarle su soberanía.
3. No cumple con la ley internacional en cuanto a que para decidir libremente lo que quiere un pueble, primero tiene que ser libre (descolonizado).
4. Tiene 2 opciones que va en contra de lo que un pueblo colonizado puede escoger- continuar siendo una colonia e integrarse al imperio. Solo la opción de integrase al imperio sería posible cuando la colonia primero tenga su soberanía y luego lo decida así.

Por eso, tenemos que hacer 3 protestas anualmente hasta lograr que EEUU cumpla con la descolonización inmediata de Puerto Rico.

José M López Sierra
www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com