sábado, 29 de agosto de 2009

Si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada

Como vemos en las noticias cada día sin fallar, este país está jodido y no se ve la luz al final del túnel. Todos los economistas, universitarios, empresarios y presidentes de banco dicen que esta economía de PR ha sido tan mal manejada por décadas, y tenemos un gobierno elitista tan descarado y testarudo que no oye a nadie, que vamos barranca abajo sin frenos.

Y todavía la Administración de Fortuño no ha empezado a botar gente. Solo a algunos transitorios de oficina y conserjes, (y ahora a los jerarcas de la UPR que están cayendo como una filita de dominós porque los PNP desconocen el significado del concepto “autonomía universitaria”). Pero no van ni por el 15% de la gente que van a botar como bolsa a la calle. Y para ellos lo que les pase a esta gente después de que los boten no les importa. Su mentalidad es que “Such is life!” y a Dios que reparta suerte.

La oposición sindical y del PPD grita, llora, y denuncia a los riquillos de Fortuño & Co., pero como estos son ahora dueños del bate, la bola, el guante, el parque y el árbitro, pues vamos a tener que jugar a la pelota como ellos quieran, y muy probablemente por los próximos 8 años al menos.

Estos próximos años van a ser años de desempleo, prepotencia, costos de vida que suben y suben, y de una emigración masiva. Lo que viene es un aguacero de limones, y no parece haber mucho que uno pueda hacer excepto quejarse y llorar.

Flatworld Pero estoy leyendo un interesante libro de Thomas Friedman titulado “El Mundo es Plano”, y se me ha ocurrido una interesante idea para tratar de hacer limonada de estos limones que van a venir, gústenos o no.

El título viene porque la tesis del autor es que la tecnología y el internet están derrumbando las barreras jerárquicas entre corporaciones e individuos, y entre países ricos y países pobres. Y que lo que antes requería de muchos chavos, mucha gente y muchas horas de trabajo ahora lo puede hacer cualquier persona por sí sola en una computadora con Internet desde cualquier parte del mundo. Eso no quiere decir que todas las personas, ni tan siquiera una mayoría, lo vayan a hacer. Pero el poder está ahí, y está transformando este mundo más rápido de lo que mucha gente puede manejar y antes de que se den cuenta.

Uno de los ejemplos principales son las compañías de software y comunicaciones en India. En menos de lo que se pela un guineo los indios con una buena educación comercial y tecnológica (que allá son decenas de millones, aunque el resto del billón de habitantes de India vivan en la más extrema pobreza) le han comido los dulces a compañías como Microsoft, IBM, Verizon y muchas otras. Y se les han quedado con funciones secretariales, programación de computadoras, manejo de órdenes, preparación de planillas, servicio al cliente, archivo de documentos, interpretación de datos médicos y técnicos, etc.

Porque a muchas, sino a todas, las grandes compañías en estos tiempos de vacas flacas se les ha hecho más barato botar a secretarias, tellers, ingenieros, publicistas, técnicos de rayos X, periodistas, manejadores de correos y hasta los que te toman la orden en un servicarro, digitalizar esos trabajos y mandarlos por fibra óptica a India donde cuando en Estados Unidos es de noche, en India es de día y disponen de un ejército de nerds que te hacen mucho mejor trabajo, más rápido y exacto, y por una quinta parte del costo. Y todos tienen una educación equivalente a un Ph.D. de MIT o Harvard. Y el costo de enviarlo todo por Internet de EE.UU. a India y de vuelta es casi cero.

Si uno examina las estadísticas verá que el porciento de la población en India que tiene ese tipo de educación y facilidad en computadoras es mucho menor que el de Puerto Rico. Aquí habrá mucho vago y cuponero, mucha batata y mucho cangrimán, pero graduamos muchos más profesionales en administración de empresas, tecnología, ciencias, matemáticas e ingeniería por cada mil habitantes que en los países que están subiendo como la espuma como India, China, Taiwan, Singapur o Malasia.

Nuestro problema (y le pasó también al principio a India) es que se los regalamos casi todos a Gringolandia. No nos molestamos en llevar cuenta de quiénes son y a donde están. Una vez se gradúan y cogen el avión en el Aeropuerto Luis Muñoz Marín ni el gobierno ni las universidades se preocupan en seguirle la pista, y ver a donde fueron y que están haciendo con su educación.

Ahora vamos a tener decenas de miles de desempleados con experiencia y conocimientos de computadora. Y se van a dividir en dos grupos grandes: los que hagan sus maletas y se vayan a EE.UU. a buscar trabajo, y los que se queden aquí a coger cupones y reducir su estándar de vida mientras se quejan y le mientan la madre a Fortuño. Y a eso añadan una manada de graduandos inteligentes del montón de universidades que tenemos que van derechito a ese “pool” de desempleados.

¿Porqué en vez de quejarnos, protestar y llorar no hacemos un esfuerzo concertado como país usando esos 3 grupos que sea parecido a lo que está haciendo India? El gobierno debiera de crear una oficina o corporación subsidiada que se encargue de:

  • averiguar a donde se muda cada empleado botado recientemente que se vaya del país, y pagarle un chequecito para que nos diga donde consiguió trabajo. Luego les pedimos información de a quienes esas compañías que los emplean están botando en sus “downsizing” y a donde están moviendo esos trabajos. Tenemos tantos y tantos puertorros trabajando en compañías gringas que hacen “outsourcing”. Debiéramos usarlo como espías en una operación concertada para ver donde podemos insertarnos desde acá.
  • Hacemos una base de datos con posibles oportunidades para que los nerds que se están graduando y son buenos en computadoras, “workflow software” e Internet diseñen sistemas para coger esas necesidades y dividirlas en pedacitos que cualquier desempleado en cupones pueda hacer por comisión en su casa.
  • Cosas como pasar documentos escaneados, organizarle oficinas a doctores, manejar cartas, contestar teléfonos, hacer reportes en Excel con templates ya preprogramados, etc. Trabajitos por comisión que se paguen baratos, y que cuando toda esa gente desempleada esté ahogada y hasta el cuello le tiren con algo que los ayude. Peor es nada.

La idea es usar a los que están en EE.UU. para comprarles información de primera mano sobre oportunidades de hacer trabajos acá por Internet. Darle esa información a los nerds para que diseñen compañías pequeñas para dividir y hacer esos trabajos acá usando el Internet y la automatización al máximo. Y usar a los fracatanes de desempleados de la banda acá para que lo que no se pueda automatizar se haga mucho más barato y rápido al hacerlo por comisión en pedazos sencillos, que se reciban y se entreguen fácilmente por Internet, y que luego se ensamblen automáticamente con una computadora.

¿Alguien conoce a algún funcionario del gobierno de Fortuño con 2 dedos de frente, (sé que eso es una especie rara, pero los debe haber), que esté interesado en promover algo así como parte del programa para botar empleados públicos que ellos supuestamente tienen?

Como dijo Louis Pasteur: “La fortuna favorece a la gente preparada”.

Blogalaxia Tags: , ,

3 comentarios:

Dean dijo...

Si por allí llueve por aquí no escampa, los técnicos del sector de la salud españoles se van a trabajar a Gran Bretaña porque aquí no tienen las condiciones laborales favorables, eso por poner solo un ejemplo.
Un saludo.

Alkarah José Hirán dijo...

Excelente punto, tenemos la preparación pero después no sabemos que hacer con ella.

No creo que Fortuño dure 8 años alla arriba, pero tampoco creo que la oposición este haciendo algo para sacarlo.

Tener un gobierno elitista es una mierda.

isabel brull dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.