jueves, 15 de mayo de 2008

Exámenes finales de Física

Tremendo título para un artículo de blog, ¿verdad? Todos los que han pasado o estén pasando por esta inolvidable experiencia de coger exámenes finales de un curso de Física como el que estoy dando ahora estarán sobrecogidos del dolor que tal tipo de experiencia produce. Créanme que para el profesor es tanto o más doloroso que para los estudiantes (y si somos profesores es porque pasamos por esta dolorosa pero productiva experiencia montones de veces desde que entramos como subgraduados hasta que terminamos el doctorado). Para el profesor el dolor continua porque después de hacer los exámenes (y hacer un buen examen es a veces más difícil que tomarlo) hay que corregirlos que es peor. Aunque yo con la tecnología avanzada he aprendido a delegar en las computadoras mucho del esfuerzo repetitivo y aburrido de corregir exámenes y quizzes.

Mi curso es mayormente para gente que no son de física ni de ciencias. Muchos estudiantes no entienden porqué si ellos no van a ser científicos tienen que coger cursos esotéricos de física, química o biología y saber las leyes de Newton, que es una galaxia, la teoría atómica de Dalton o lo que es la fisión nuclear. Yo he escrito muchos artículos de este blog contestando esa pregunta. Mi meta con este blog es precisamente "evangelizar" sobre la ciencia (como dicen la gente del Ñame que me nominaron para un "Excellent Blog Award". Muchas gracias a ellos). Así que siempre trato de convencerlos de porque saber de ciencia no solo es bonito, excitante, útil y divertido, sino que es un requisito INDISPENSABLE para una vida decente en sociedad y para la supervivencia de la especie humana.

Así que aquí les pongo la moraleja final de todo curso de Física. Esto es lo que se supone que usted haya aprendido si ha cogido uno de éstos.

¿Qué podemos aprender de las ciencias y su forma de pensar? En áreas de la vida diaria donde hay muchas controversias y abundan los argumentos con mentiras y mala fe, (como política, economía, publicidad, noticias diarias, y hasta relaciones interpersonales de pareja o amigos), uno debe siempre:

1. Poner en duda todo lo que le digan a uno, venga de quien venga. No se debe creer ciegamente en la autoridad de nadie ni de ninguna institución.

2. Solicitar y buscar evidencia de toda aseveración que no haya sido probada aún, no importa cuan bonita o sensata nos suene. Si la evidencia contiene números, (es cuantitativa) y se puede averiguar su exactitud y los márgenes de error que hay al obtener esos números, mucho mejor.

3. Utilice liberalmente la máxima de "hasta no ver, no creer". Distinga siempre entre oraciones que describen lo que se puede ver que es cierto, y oraciones que hablen de lo que uno cree que es cierto. Los datos deben ser siempre más válidos que las hipótesis.

4. Verificar que todos los argumentos sean lógicos (que se vea claramente la línea de deducción y las premisas envueltas al afirmar cualquier conclusión). Cualquier argumento que posea contradicciones internas, o sea inconsistente con posiciones adoptadas anteriormente, o saque conclusiones "de la manga" sin especificar como lo hizo, es particularmente dudoso.

5. Evite el "tribalismo". Juzgue cada argumento en sí mismo por lo que dice, y no por la nacionalidad, raza, preferencia política o religiosa, o afiliación institucional de quien lo diga.

6. Las emociones y los valores morales son cualidades importantes en todo ser humano, y pueden ser muy buenas guías de que hacer y como pensar. Pero cuando haya duda, prefiera argumentos lógicos con evidencia a argumentos emocionales o que apelen a sus valores. Particularmente si estos últimos son tajantes y pretenden eliminar o prohibir prácticas "malas" (que usualmente son "malas" solo para un sector particular, y la susodicha "maldad" es uno de los puntos en controversia).

7. No tenga miedo a ideas nuevas o de otros sectores diferentes al suyo. Demande prueba siempre, como para todo, pero examínelas en sus propios méritos. El que mucha gente crea algo nunca ha sido garantía de que eso es cierto.

8. Y por último, recuerde siempre que nadie tiene la verdad agarrada por el rabo. Ni científicos, ni religiosos, ni gobernantes, ni profesores, ni "expertos". Respete y valore los estudios, el profesionalismo, y el récord anterior de cada debatiente. Déle el peso que eso se merezca. Pero recuerde que nadie es infalible, y que es su deber pensar críticamente por cuenta propia.


Blogalaxia Tags:



9 comentarios:

El Rata dijo...

Ramón, muy valiosos tus consejos: si más gente los siguiera en vez de dejarse cegar por partidismos, nacionalismos y religión, estaríamos mucho mejor parados.

Felicidades de nuevo por tu bien merecido premio, y ansío ver a quiénes se lo otorgas tú, para echarles un vistazo yo también. :-)

Anónimo dijo...

ok,,la palabra escribido fue escribida a proposito o escrita por un error

Cangriman dijo...

Ramón, felicidades por este humilde reconocimiento de parte de nosotros en El Ñame. Está muy bien merecido. ;-)

Comentando sobre tu entrada de hoy: Personalmente, siento gran frustración cuando algún chamaquito dice algo en la línea de "para que me sirve esa clase de ciencia si yo no quiero ser (físico, biólogo, etc)", y pierden completamente el punto de que es el método científico la lección más importante del curso. Tristemente, no recuerdo ninguno de mis maestros en mis años de escuela que enfatizara precisamente ese punto, ya que se concentraban en enseñar la materia (o forzarte a embotellar). Es por eso que admiro tu esfuerzo en enfatizar el valor del método sobre todas las demás cosas. Si se enfatizara desde temprano en el proceso educativo en el método científico para que el estudiante lo aplique en su vida diaria, el mundo sería mucho mejor, y lo digo sin temor a exagerar.

Saludos, y que disfrutes el fin de semana. :-D

Ramón López dijo...

Anónimo:

¡Oooopsies¡ Se me chispoteó esa. Ya lo arreglé. Se me salió lo de jíbaro pa fuera...

Lobo7922 dijo...

Excelente post profesor, sobre todo en estos momentos de "Diseño Inteligente" y demás estupideces.

Nilmalys (CIFI 3001 VERANO) dijo...

Es cierto que hay que saber de todo un poco pero sinceramente a mi las ciencias no me gustan en lo absoluto. Esta bien que uno coja un curso por obligacion de cifi, cibi pero a eso le añaden la segunda parte (uyyyyy). Por eso cojo la clase en verano para salir de ese martirio rápido. Aunque he aprendido, pero sigo diciendo que no me gustan....
ahh profe y si no le gusta correjir examenes, pues no los de :-) ja ja menos dolor para el estudiante y para usted.

Alfonso Vázquez dijo...

http://www.quieroserfisico.com/

Quiero ser... nace como una colección dirigida a los jóvenes que se plantean iniciar una carrera universitaria, intentando ayudar a aquellos que aún no tienen claro qué camino seguir, ofreciéndoles una herramienta, esperemos que útil, para tomar una decisión acertada.

El objetivo no es otro que hacer un viaje por la historia de la disciplina, mostrando de manera simple, clara y rigurosa alguno de los episodios más ilustradores y entretenidos en la permanente búsqueda del conocimiento de los principio que las rigen.

No olvidaremos como pasajeros en nuestro emocionante viaje, y de hecho tendrán un lugar preeminente en la obra, a aquellos que fueron protagonistas en primera persona de dichos episodios.

Bien venido al apasionante viaje que hemos preparado en este volumen, del que, quién sabe, a lo mejor cuando lleguemos al final del mismo, quieras ser... Físico.

Alfonso Vázquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Estoy muy emocionada q pienses haci y es muy motivador leer esto y q nos des consejos aunque a otros no les interese en absoluto